Radio Crew Digital

“Historia de un Crimen” la nueva serie de Netflix sobre el caso real de la desaparición de una niña en México.

¿Cuántos errores se pueden cometer en la búsqueda policial de una niña desaparecida? ¿Cómo opera el patriarcado en las líneas de investigación? Todo eso podrás ver en esta serie de seis capítulos bien cargados al humor negro.

Conocido es el caso de Paulette Gebara Farah, la niña de cuatro años que desapareció en marzo de 2010, mientras dormía en su casa.

Al ser la sobrina del gobernador de Ciudad de México y provenir de un acomodado distrito, los medios de comunicación se volcaron en el caso, del que no se tenía ninguna pista más allá de los problemas de sus padres, quienes estaban por separarse.

Así fue como se acusó inmediatamente a la madre de ser la culpable, ya sea por no llorar frente a las cámaras o por irse de vacaciones unos días sólo con una amiga. Sin embargo, no había ninguna prueba que la inculpara del delito, por lo que decidieron encerrar a toda la familia, incluyendo a las trabajadoras del hogar, en un hotel hasta obtener algo.

De ahí, hasta donde se conocía, no sacaron nada en limpio. Pero nueve días después la niña que tenía problemas motrices y de lenguaje, apareció muerta en su habitación, donde se suponía habían revisado cientos de ocasiones.

Ese es el caso que ahora podrás ver en Historia de un Crimen: La Búsqueda, la nueva serie mexicana que llega a Netflix, con un caso real  ficcionado y cargado a la ironía. Y es que era imposible hacerlo de otra manera, por la cantidad de errores que se cometieron en las pesquisas, y los estereotipos que operaron mientras la policía investigaba.

La realidad supera a la ficción en Historia de un Crimen

En seis capítulos, de cerca de 40 minutos, conocerás cómo se desarrolló la investigación a través del reporteo de Carolina (interpretado por Regina Blandón), una ex periodista de farándula, que quiere demostrar que puede cubrir temas políticos y sociales en el canal de televisión donde trabaja.

Así, te enterarás de las contradicciones en las declaraciones, como también de las presiones que ejerció la familia de Mauricio (en el rol Fernando Bonilla), el padre de Paulette, para que se descartara a este hombre del crimen.

De hecho, es tan intensa que pareciera que cada uno de los acontecimientos es más ridículo que el anterior, y no te permitirá dejar el televisor, hasta terminarla. Algo similar ocurrió con las otras dos temporadas de esta serie dedicada a contar casos que han impactado a la sociedad, como el del político mexicano Luis Donaldo Colosio y el del joven colombiano Luis Andrés Colmenares.

Déjanos Tu Comentario