Radio Crew Digital

MITOS Y LEYENDAS QUE GUARDAN LAS CALLES DE LA CIUDAD DE MÉXICO.

La Ciudad de México es una de las urbes más antiguas de América. Desde la época prehispánica hasta la colonial, esta metrópoli ha sido testigo de cientos de sucesos extraños que alimentan decenas de cuentos y leyendas. Algunos de ellos, se conservan hasta nuestros días:

La casa de la Tía Toña.

En el corazón del Bosque de Chapultepec hay una extraña casa donde “habita” el espectro de una mujer que ataca a los curiosos que se acercan.

La casa abandonada, que se ubica cerca del Panteón de Dolores en Avenida Constituyentes, era el hogar de la “Tía Toña”, una mujer muy rica pero sin familia, que decidió dar cobijo a niños de la calle. Pese a sus buenas intenciones, los jóvenes empezaron a hacer enloquecer a la mujer con sus travesuras, por lo que empezó a matarlos a golpes y a ocultar sus cuerpos en la casa. Desde entonces, el espectro vigila desde una habitación, esperando atacar a cualquier extraño que se atreva a acercarse.

El Hospital Juarez y su “planchada”.

Este nosocomio del Centro Histórico, en las calles Jesús María y Fray Servando, es el hogar de una aparición benévola. La Planchada, como se le conoce por su uniforme almidonado, es una enfermera espectral inofensiva que camina por los pasillos del hospital.

Según dicen los que saben, el fantasma era una enfermera que se enamoró de un médico que la engañó con otra mujer. La decepción la volvió una persona amargada que maltrataba a sus pacientes. Sin embargo, al final de su vida, la Planchada se arrepintió y pidió la oportunidad de reparar el mal que había hecho. Desde entonces cuida a los pacientes del hospital.

La Basílica y su espectro.

Hay quienes aseguran que se puede ver salir de la Antigua Basílica de Guadalupe (en La Villa) a un fantasma que carga una vela que no se apaga ni con el viento ni con la lluvia. Los testigos aseveran que la aparición reza y deja ofrendas en el altar, incluso que es capaz de hacer repicar las campanas del recinto por las noches. ¿Será?.

Tlalpan y la piedra encantada.

La delegación de Tlalpan tiene una localidad llamada Fuentes Brotantes donde el arroyo que lo atraviesa ha dado origen a diversas historias. Se cree que a mitad del cuerpo de agua existe una roca que desaparece cada 24 y 31 de diciembre y en su lugar aparece una tienda embrujada. Cuando algún despistado se acerca para comprar algo, el lugar se transforma en una caverna que se traga para siempre al incauto.

Antiguo Convento de la Concepción.

Este viejo edificio ubicado en Belisario Domínguez y República de Brasil, Centro Histórico, es el hogar de una monja fantasma.

Una mujer que vivió en la Colonia estaba perdidamente enamorada de un mal hombre. Sus dos hermanos trataron de protegerla y le ofrecieron dinero al pretendiente para que se alejara de la mujer. El individuo, que no la amaba realmente, se fue a Veracruz. La chica se refugió en el convento, pero al no poder superar la decepción amorosa, se ahorcó de un árbol de duraznos. Las monjas que vivían en el viejo edificio aseguraban que podían ver el cuerpo de la joven balanceándose de las ramas del árbol durante las noches de luna llena.

La Isla de las Muñecas.

Entre las aguas de los canales de Xochimilco hay una isla macabra donde decenas de muñecas viejas parecen querer atrapar a los desprevenidos. Se trata del hogar de Don Julián Santana Barrera, un hombre que por más de 25 años coleccionó los juguetes y los colgó de los árboles de su casa. Según se dice, un día Don Julián se encontró el cadáver de una niña que se había ahogado al enredarse con los lirios de los canales. Desde entonces, el hombre aseveró que el espíritu de la pequeña lo atormentaba con lamentos y gritos por las noches. Don Julián decidió decorar entonces su chinampa con muñecas de toda clase para proteger su hogar.

El hombre solía decir que el espíritu del lago quería llevárselo y en 2001, mientras pescaba con un sobrino, el hombre sufrió un infarto y cayó a las aguas. Tal vez la niña fantasmal habría logrado su cometido.

Déjanos Tu Comentario